Generalitat de Catalunya
Predicción

El objetivo de la predicción de aludes en los Pirineos de Catalunya es la emisión y difusión de un boletín de estimación del peligro de aludes (BPA).

En el BPA se informa del grado de peligro previsto en las inmediatas 24 horas para 7 zonas diferentes, de la distribución y el estado del manto nivoso, de la tendencia para las próximas 48 y 72 horas. Se incluye también la predicción meteorológica a corto y medio plazo facilitada por el Instituto Nacional de Meteorología. La información nivológica es válida fuera pistas de esquí y en zonas no controladas. El BPA se emite de lunes a viernes con la predicción para el fin de semana, de diciembre a mayo.

La predicción del peligro de aludes se hace en base al análisis de los datos procedentes de una red de observadores nivometeorológicos creada con este fin y localizada entre 1800-2500 m de altitud. La red está formada por estaciones de esquí, agentes forestales, agentes de reservas de caza, guardas de refugios y nivólogos.

Para complementar la red convencional, desde 1997 se está implantando una red de estaciones nivometeorológicas automáticas. El objetivo de esta red de estaciones es la recepción continuada en tiempo real de datos sobre el estado del manto nivoso y la meteorología en alta montaña. Las estaciones están situadas entre 2000 y 2500 m de altitud. La transmisión de los datos al centro de recepción se realiza por GSM y radio. Los datos son consultables en la dirección:
http://www.meteo.cat/xema/AppJava/SeleccioPerComarca.do

Para conocer el estado interno del mantel nival, a parte de los parámetros meteorológicos habituales, es fundamental la toma de datos correspondientes a la estratigrafía y resistencia del mantel.

Paralelamente a la obtención de datos nivo-meteorológicos, se realiza la verificación de las predicciones, tanto por la parte de los observadores como directamente por técnicos del SMC. La verificación pretende constatar sobre el terreno la fiabilidad de las informaciones contenidas en los BPA, efectuando tests de estabilidad, observaciones de la actividad de aludes, perfiles estratigráficos y sondeos por golpeo del manto nivoso. El objetivo final de la verificación es el conocimiento de situaciones con análisis erróneos que permitan la mejora de las previsiones.