Generalitat de Catalunya
Tomografía eléctrica

Los perfiles de tomografía eléctrica (ERT) son, actualmente, los más utilizados dentro de la prospección eléctrica. Estos miden las variaciones del parámetro físico de la resistividad eléctrica de los materiales del subsuelo y aportan una imagen en profundidad de las capas que presentan diferente comportamiento eléctrico. Las secciones de resistividad eléctrica obtenidas se correlacionan con la información geológica o geofísica de la zona aportando información detallada del subsuelo terrestre.

Metodología

Las configuraciones tradicionales de los perfiles de tomografía eléctrica (ERT) utilizan cuatro electrodos. A través de dos de ellos se inyecta una corriente eléctrica en el terreno y con los otros dos se mide la diferencia de potencial. A partir de los valores de corriente y de diferencia de potencial medidos se puede obtener la distribución de la resistividad eléctrica del subsuelo, propiedad física de la materia que determina la dificultad que presenta la corriente eléctrica en traspasar un material.

Diagrama de un dispositivo de tomografía eléctrica con la correspondiente distribución de las líneas de corriente y de potencial en el subsuelo.

La técnica ERT utiliza los valores de resistividad aparente medidos en superficie para generar imágenes denominadas pseudosecciones, las cuales son necesarias para resolver el problema inverso i obtener un modelo del subsuelo.

Modelo de resistividad eléctrica del subsuelo en una tomografía eléctrica


Aplicaciones

  • Definición de los contactos entre los materiales del subsuelo (fronteras).
  • Detección del sustrato rocoso.
  • Detección del nivel freático.
  • Detección de cavidades o antiguas minas de agua.
  • Detección de paleocanales.
  • Identificación de zonas fracturadas y discontinuidades.
  • Localización de zonas contaminadas con lixiviados.
  • Definición de las zonas afectadas por intrusión salina.